965 089 431 662 589 696
¿Dónde estamos.?

Vello

La fotodepilación es un procedimiento terapéutico altamente demandado, que justifica el alto grado de implantación social que ha alcanzado, así como una continua evolución en los sistemas de fotodepilación. Estos tratamientos deben ser realizados por un médico o bajo su supervisión directa.

La depilación con IPL cubre un amplio abanico de longitudes de onda, lo que permite adaptar el aparato mediante el uso de diferentes filtros a las características del pelo y la piel de cada persona; además, cada disparo abarca una superficie de 5 cm2, por lo que se elimina una mayor cantidad de pelo y se acorta significativamente la duración de cada sesión.

El principio físico básico en el cual se fundamenta la aplicación médica de fuentes de luz es la absorción. Para que exista alguna reacción biológica es indispensable que se produzca previamente la absorción de la energía captada por el cromóforo (sustancia o molécula, que por sus características físico-químicas sea capaz de absorber una determinada longitud de onda)

En el caso de la fotodepilación el efecto buscado es el fototérmico, es decir, el aumento de temperatura de la estructura folicular, para su destrucción, sin provocar daño alguno al resto de la piel, es lo que se conoce como fototermólisis selectiva, y el cromóforo diana es la melanina. Por este motivo, tan sólo el cabello pigmentado es susceptible de ser tratado mediante esta técnica.

La fotodepilación es un sistema efectivo para la reducción progresiva y a largo plazo de la cantidad de pelo en zonas no deseadas. El término «depilación definitiva» actualmente no es aceptado, y es más correcto hablar de depilación a largo plazo o semipermanente. Esto se debe a que pueden existir estructuras foliculares no desarrolladas que se pueden activar en ciertas circunstancias como cambios hormonales e ingesta de algunos fármacos, y provocar la aparición de nuevo pelo en zonas depiladas anteriormente.

Debemos aconsejar a los pacientes tras la depilación IPL

  • No tomar el sol o rayos UVA en la zona tratada durante 4-6 semanas antes y después de cada sesión de tratamiento.

  • Rasurarse el día anterior al tratamiento para optimizar la cantidad de energía que llega a raíz de la estructura folicular.

  • No haberse depilado la zona con cera, pinzas o depilación eléctrica, los dos meses antes del tratamiento, debido a que eliminan las estructuras que deben absorber la energía (bulbos pilosos), y la fotodepilación no sería efectiva.

Después del tratamiento puede producirse un eritema o enrojecimiento , que habitualmente es transitorio. En caso de persistir pueden aplicarse corticoides tópicos, o preparados con efecto calmante como el aloe-vera, durante 2 o 3 días posteriores al tratamiento.

No dude en contactar con nosotros para cualquier duda o aclaración que tenga sobre este tratamiento.